jueves, 18 de diciembre de 2014

Cuatro cosas que nadie cuenta de la recuperación tras un embarazo

Lo descubres cuando lo has vivido, pero sería genial haberlo sabido antes, más que nada para prevenir determinadas cosas o prepararte psicológicamente. Nosotras sí que te contamos esas 'cosillas' que no se cuentan sobre cómo va eso de recuperarse tras un embarazo.

Te desvelamos estas cosas de las que nunca se habla, pero que son importantes, sobre la recuperación de cuerpo y mente tras un embarazo.

1. En las primeras semanas se pierde peso muy fácil. Entre el peso real del bebé, la placenta, los fluidos y los líquidos a veces se pueden perder hasta 10 kilos. Eso hace pensar a mucha gente que recuperar el peso anterior al embarazo va a ser coser y cantar. 

2. Luego, todo es mucho más difícil. A partir del tercer mes tras el parto ya la pérdida de peso es más lenta, cerca de medio kilo por semana, lo cual es una recuperación normal y saludable de acuerdo al criterio médico. Pero las expectativas de muchas madres primerizas son otras. Hay que pensar que nos tomó nueve meses ganar esos kilos, así que hay que tener paciencia para perderlos. 
Download cuatro cosas.jpg (25.8 KB) 
3. No es tan simple como contar calorías. En el caso del pos parto la ecuación de las calorías que se ingieren contra las que se consumen es una ecuación que no funciona. Ahora hay que tener en cuenta más que nunca las hormonas, la falta de sueño y el efecto de dar el pecho. Por ejemplo si estás amamantando los médicos recomiendan que se consuman 500 calorías de más cada día. Es cierto que amamantar quema calorías, pero no necesariamente adelgaza.


4. No te va a apetecer volver al gimnasio tan rápido como creías. Las malas noches, el cansancio, dar el pecho … todo hace mella y la vuelta a la rutina de ejercicios cuesta más de lo que se cree. Luego se aprende que aumentar la actividad física hace crecer la energía y nos ayuda a enfrentar el resto del día con mejor humor.

By Sabochi Moda Premamá El Ejido


lunes, 15 de diciembre de 2014

Prendas necesarias para la embarazada


Cuando te quedas embarazada, todo empieza a cambiar, piensas en ... que bien cariño vamos a tener un bebé, pero también en... me voy a poner gordaaaa!!. Error No te vas a poner gorda tu cuerpo va a tener diferentes cambios, pero no solo físicos externos, también internos,  mentales, emocionales... y tenemos que ir adaptándonos nosotras y nuestro entorno, Tienes que pensar en que es un momento muy espacial, que dura poquito tiempo y que tienes que estar espectacular.
Toda mujer tiene que sentirse guapa. Y vamos a empezar por adaptar nuestro armario.
No pienses que: "¡Total para el poco tiempo que voy a estar embarazada! ¡voy a comprarme ropa dos tallas más grandes, para que me dure más tiempo!"    Noooo https://mail.google.com/mail/u/0/e/gtalk.322 eso no funciona, es un error que llevamos cometiendo mucho tiempo. 

 Esa ropa te quedará siempre grande, te verás mal, y a esas 3 prendas le cojeras mucho coraje ya que te pasaras todo el embarazo con la misma ropa, será tu uniforme, que horror.
Se ha comprobado que a las mujeres nos gusta estrenar,  nos hace ilusión y eso es una satisfacción. Eso significa que te has concedido un capricho, y esa pieza de ropa pasará a formar parte de quienes somos y a expresarnos de forma no verbal, si dependiendo de nuestro estado anímico elegimos las prendas de ropa.
Así que si estrenar te hace sentir más guapa, será positivo.

 Vas a necesitar algo que te guste, te sientas cómoda y guapa, y lo aprovecharas, durante y después del embarazo. Recuerda que el ancho de tus hombros serán siempre los mismos, las caderas ensancharán un poco y el pecho crecerá.
La ropa adaptada a la embarazada está precisamente creada, teniendo en cuenta todos esos aspectos.
¿Qué te puede hacer falta?;

El primer y segundo mes de embarazo:

Te acabas de enterar de la gran noticia. Enhorabuena!!!
Posiblemente empieces a notar que los pechos están un poco hinchados, y los pezones están un poco más sensibles. Se recomienda utilizar sujetadores sin aros (los aros pueden obstruir los conductos mamarios), puedes empezar a utilizar los sujetadores de lactancia.

Recomendación que te puede ser muy útil, si nunca has adquirido unos;
·         Que sea de fácil apertura.
·         Que tenga la espalda ancha.
·         Ampliación con corchetes.
·         Tirantes regulables y anchos.
·      Que cuando destapes el pecho no se queden dos tiras formando un triangulo ya que no es muy favorable para la forma del pecho.

·       Hay algunos que tienen un poco de relleno y es ideal ya que no se notan los discos de lactancia, ni el pezón erizado y al pecho le da una forma más redondeada



También debes evitar que los pantalones te aprieten la barriga, por ejemplo tus vaqueros. Te recomiendo utilizar los adaptados que a medida que tu barriguita va creciendo la tela estira y no aprieta. Al igual que las faldas. Tenemos truquitos para que utilices el mismo pantalón desde el principio hasta el final del embarazo.





Desde el primer trimestre también puedes ir utilizando los tank top y heal top.

·         Camiseta interna que te ayudará a mantener el torso en una temperatura corporal ideal.
·         Realza la figura ya que se adapta al cuerpo quedando recogida y sin apretar, es como una segunda piel.
·         Lo utilizas para dormir, dejar debajo de la ropa o como camiseta para hacer ejercicio.
·         Ideal para poner después de las cremas hidratante o aceites en la tripita y así evitarás manchar tu camisa.
·         Para poner debajo de ropa con transparencias o con escotes.

                                 Viste adecuadamente y no parecerás gorda.
                                 Déjate asesorar y veras lo guapa que estarás.

    
By Sabochi Moda Premamá Santa Lucía de Tirajana, 
                   Las Palmas de Gran Canarias



jueves, 11 de diciembre de 2014

Cuidados del embarazo en Navidad


Dentro de pocos días disfrutaremos de la compañía de nuestros seres queridos en una gran cena navideña, donde habrá una gran variedad de alimentos y bebidas, las cuales, en el embarazo pueden ocasionar algunos desórdenes alimenticios.
Estos desórdenes pueden acarrear excesos en el embarazo y peligros de coger más peso de lo recomendable, por lo que os damos una serie de consejos para que sepáis qué alimentos podéis tomar sin ningún tipo de riesgo.

Lo principal, es no tomar nada de bebidas alcohólicas. Toda mamá sabe que el alcohol es contraproducente en el embarazo, así que cuidado con estas fechas. No pasa nada por beber un sorbo de champán para brindar, pero sólo eso. Además, el café y los refrescos con cafeína estarían también prohibidos.
Tener cuidado con el tabaco, ya que no es recomendable durante el embarazado.
Carnes bien cocinadas. Es decir, hay que descartar cualquier carne poco hecha o con partes crudas, es por eso que cualquier alimento poco cocinado, estaría fuera de vuestro alcance.
Moderación en los dulces y postres. A la mayoría de las mujeres nos pierde una onza e chocolate, y si es en el embarazo aún más, es por ello que esto hay que tomarlo con sosiego, es decir, en pequeñas cantidades.
Evitar alimentos grasientos. Si no queréis coger kilitos de más estas navidades, controlaros en este tipo de alimentos.
Por último, recordar que vuestra digestión es bastante lenta, por lo que no debéis abusar de las salsas picantes.

Cuidar el descanso de la embarazada en Navidad
La importancia del descanso para la embarazada en Navidad es menos evidente que los desórdenes en la alimentación o el consumo de alcohol y tabaco. Pero también es importante atender las horas de sueño.
Los días de Navidad suelen estar llenos de salidas, actividades, encuentros nocturnos e, incluso, estrés. Si el cansancio es uno de los síntomas normales del embarazo, mucho más se sufrirá si además hay un exceso de actividad.
Además, el feto percibe y padece los estados de tensión y crispación, por lo que no hay que perder los nervios. El consejo es descansar y dormir bien, así como evitar preocupaciones innecesarias.

La ropa de la gestante en las fiestas
Con la elección de la ropa para estas fechas no tendréis problema, pasaros por SABOCHI, encontrareis los mejores conjuntos al mejor precio


Pero sobre todo disfrutar de las fiestas en familia.
SABOCHI MODA PREMAMA OS DESEA ¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

By Sabochi Moda Premamá Santander

martes, 9 de diciembre de 2014

El lenguaje de signos en bebés


Seguro que habéis pensado alguna vez lo que querrán decir vuestros bebés (si ya tenéis la suerte de tenerles en vuestros brazos….) cuando empiezan a manotear, cuando se enfadan y cierran los puños, cuando se acercan las manos a la cara… Si supiera lo que quiere!!!! Cuantas veces habré pensado esto!!

Y si os dijera que es sumamente fácil entender a los bebés??? Si, no lo he descubierto yo, lamentablemente, sino que hay muchos estudio y personas dedicadas a esto, pero sí me pareció muy curioso y quería compartilo con todas y todos vosotros (de los papás tampoco nos olvidamos en Lucina Maternity): El lenguaje de signos que se utiliza para las personas sordas se puede utilizar también con los bebés, ya que es una buenísima forma de entender que os está diciendo vuestro bebé. Además de reducir el estrés que supone no conocer lo que nos está diciendo es un buen método para estimularle, aumentando su creatividad y favoreciendo la comunicación y su desarrollo.


Como siempre, descubriendo cosas para  vosotras.

By Lucina Maternity Fashion Almería

martes, 2 de diciembre de 2014

La Alimentación del Bebé

Buenas mamis!! 
Este mes os dejo información sobre la alimentación de vuestro bebé a partir de los seis meses. Comienzan con sabores muy diferentes y a nosotras no surgen miles de dudas sobre qué darle, en qué cantidad…Espero que os sirva de ayuda ésta pequeña guía para llevar una alimentación sana con vuestro bebé.
                              
El 6º mes de vida es una época muy importante en la nutrición del lactante. A partir de esta edad el aparato digestivo es más maduro, mejorando la digestión e iniciándose el desarrollo del gusto. Paralelamente se produce una maduración de sus aptitudes funcionales, desaparece el reflejo de extrusión y del cierre automático de la glotis al respirar, sin dejar de mamar, y es capaz de seleccionar objetos y llevarlos a la boca.
En el 6º mes de vida, además de continuar con las papillas de cereales y la fruta, el lactante incorporará a su nutrición:

1           Introducción de las leches de continuación.

Las leches de continuación forman parte de un sistema de alimentación mixto y nunca se emplearán antes de los 5-6 meses de vida. Durante este período de tiempo el lactante ha alcanzado cierta madurez de sus órganos, permitiendo así una mayor gama de nutrientes, con unos límites más amplios que las fórmulas de inicio.

Así, ESPGHAN (Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica), recomienda su utilización entre los 6 y 36 meses de edad, y la no conveniencia de introducir la leche de vaca durante el primer año de vida.
El contenido proteico de las leches de continuación es más bajo, además aportan mayor cantidad de vitaminas y menos elementos minerales que la leche de vaca.

Entre los 6 y los 12 meses, la ingesta de la leche de continuación no debe ser inferior a
 500 cc diarios. El tiempo máximo de conservación del producto es de un mes para los preparados en polvo y de 24-48 horas para los de presentación liquida una vez abierto, en ambos casos, el envase.

2          Introducción de las verduras y carnes.
El puré de verduras se administra a partir del 6º mes. Estará compuesto a base de verduras y hortalizas suaves y variadas de buen sabor, a las que se añaden una cucharadita de aceite de oliva crudo y carne magra o pollo. Fundamentalmente, las verduras están compuestas por agua, residuos de celulosa, vitaminas y minerales.
Se aconsejan verduras del tipo de la patata, la zanahoria, el puerro, el calabacín, y las judías verdes, evitando la administración de verduras flatulentas como la col, la coliflor y el nabo, así como otras verduras que son ricas en sustancias sulfuradas tales como el ajo, la cebolla o los espárragos, que pueden producir una alteración sanguínea llamada metahemoglobinemia.
Hay que tener una especial precaución con las verduras ya preparadas y conservadas en la nevera, dado que el riesgo de metahemoglobinemia aumenta con el tiempo de conservación y cuando éstas superan las 48 horas en el frigorífico, puede incrementarse la formación de nitritos. Se recomienda prudencia con las patatas, ya que mucha cantidad puede ser fermentativa y provocar diarrea.
La zanahoria es un alimento excelente, rico en vitamina A y carotenos, pero si se da en cantidades abundantes hace que el niño tome un color amarillo, principalmente en las palmas de las manos y plantas de los pies, hecho que alarma a los padres pero que no tiene mayor importancia y desaparece al suprimirla de la alimentación.

La introducción de la
 carne en el puré de verduras supone un aporte de proteínas de alto valor biológico, lípidos, sales minerales, hierro y vitaminas. Se recomienda un aporte aproximado de 40 g diarios.
Se debe comenzar con pollo, ya que es de fácil trituración, y posteriormente se continuará con ternera, vaca o cordero.
A medida que el niño va creciendo se irá cambiando la consistencia y textura de los purés de verduras y frutas, para dárselos pasadas por rallador, aplastadas, en forma de macedonias y menestras y, finalmente, enteras y crudas en ensaladas.

 Nuevos pasos y variaciones en su dieta.

Con la incorporación de nuevos alimentos, iremos educando el gusto del niño y podremos observar especialmente su tolerancia. Si el alimento no se tolera de manera adecuada, debe suprimirse y esperar un tiempo prudencial para probar su reintroducción. Ésta debe iniciarse siempre en pequeñas cantidades, realizando los cambios, tanto de calidad como de cantidad, de forma individualizada y lentamente progresiva.
Durante esta importante etapa, la nutrición del lactante va a seguir diversificándose paso a paso. Nuevos alimentos, sabores y texturas se irán introduciendo en su dieta, acompañando así todo su desarrollo funcional y digestivo con una más amplia y adecuada nutrición, como seguidamente veremos.

·             Papillas con gluten.
Los cereales que contienen gluten pueden comenzar a administrarse un poco antes de los 7 meses; éstos van sustituyendo a los cereales sin gluten progresivamente. Igualmente puede administrarse una o dos galletas a la papilla de fruta.

·             Pescados.
El pescado es un alimento rico en proteínas de alto valor biológico. Contiene vitaminas A, D, complejo B y minerales, principalmente fósforo. Su administración será a partir del 9º mes, dándose cocido y debiéndose empezar con pescado blanco por tener menor cantidad de grasa y ser menos alergénico. El pescado azul no se administrará hasta después de los 18 meses debido a motivos de intolerancia y digestibilidad.
Se comenzará con
 50-60 gramos añadidos al puré de verduras un día a la semana para probar su tolerancia, y se continuará con dos días semanales.

·             Los huevos.
La introducción del huevo no deberá ser antes del año; no obstante, podrá administrarse la yema cocida a partir del 9º mes comenzando con un cuarto o media yema en el puré un día a la semana, y posteriormente dos días semanales. La yema es rica en grasa, proteínas de alto valor biológico, ácidos grasos esenciales, vitaminas y un alto contenido en hierro. La clara contiene una proteína llamada ovoalbúmina, muy alergénica, por lo que insistimos de nuevo en que el huevo entero no se debe introducir hasta después del año de edad.

·             Las legumbres.
Se recomienda iniciar su aporte a partir del 12º-15º mes y siempre añadidas a las verduras, con lo que se enriquece el valor biológico proteico. Su administración será muy gradual y progresiva, 1 ó 2 veces por semana, favoreciendo así el incremento de la actividad enzimática y digestiva y evitando la flatulencia. 

 Otras recomendaciones:
·         No son necesarios suplementos de sal o azúcar en la alimentación del lactante
·         Los purés de verduras no deben llevar, en un principio, sal ni aceite
·         Los purés de fruta no deben llevar galletas: éstas se suelen sustituir por unos cacitos de los cereales que tome el niño

·         Los lactantes deben recibir suplementos de vitamina D3 durante el primer año de vida, y en ocasiones suplementos de hierro de los 3 a los 5 meses de edad.
    By Sabochi Moda Premamá Linares



martes, 18 de noviembre de 2014

NOCIONES BASICAS PARA UNA BUENA ALIMENTACION EN EL EMBARAZO

Nueve meses de espera, nueve meses de transformación continúa en el organismo de la mujer para permitir el desarrollo del bebé. La alimentación durante la gestación es fundamental tanto para el niño como para la madre ya que los requerimientos de energía y el perfil de la dieta debe adaptarse ante un aumento de la masa grasa
No hay que comer para dos, pero sí es cierto que la dieta de la madre debe cubrir las necesidades de energía y nutrientes de ella y del feto y para garantizar, tras el parto, una lactancia materna exitosa.

El peso que se gana
Los kilos que se ganan en el embarazo influyen significativamente en la buena marcha de la gestación, pero también es determinante el peso previo que la madre tuviera al quedarse embarazada.
Estas son las recomendaciones de ganancia de peso en relación al Índice de Masa Corporal (medida que se calcula dividiendo el peso al cuadro por la altura en centímetros):

IMC    Ganancia en kilos recomendada

Bajo, IMC        menor a 18,5   12,5-18 kilos
Normal, IMC      18,5-24,9      11,5-16 kilos
Sobrepeso IMC   25-29,9       7-11,5 kilos
Obesidad IMC    más de 30      5-9 kilos
La subida de peso no es uniforme, en las primeras 10-13 semanas se gana un 5% del peso total y el resto a lo largo del embarazo. La ganancia media está entre 9 y 12,5 kilos al final de la gestación. De este “sobrepeso”,  3.250 gramos corresponden al peso del bebé; 1.000 gramos al líquido amniótico; 500 gramos a la placenta; 1.700 gramos al líquido extracelular; 3.000 gramos de grasa; 2.000 de útero y mamas y 1.250 gramos de sangre.

La dieta recomendada
Durante la gestación se produce una adaptación metabólica de la madre que permite un mejor aprovechamiento de la dieta y, por lo general, disminuye la actividad física, por lo que no es necesario aumentar el consumo de alimentos en igual medida que el coste energético. Sí es necesario aumentar la ingesta respecto a la que toma una mujer no gestante.
La ingesta recomendada para una mujer embarazada con normopeso (entre el 18,5-24,9 del IMC) es de 200 calorías extra al día como media.

Este incremento de energía debe realizarse mediante una dieta variada y equilibrada, sin abusar de ningún tipo de alimento. Se deben evitar las carnes crudas o poco cocinadas para evitar la toxoplasmosis, enfermedad causada por un parásito que afecta especialmente a gatos, que pueden contagiar al ser humano por contacto o por consumo de verduras contaminadas por las defecaciones de estos animales.
En una mujer no embarazada, la toxoplasmosis no es especialmente grave, pero en una embarazada sí ya que puede transmitir al feto el parásito y provocarle lesiones cerebrales, ceguera, sordera, hidrocefalia o microcefalia. El parásito se destruye por cocción a temperaturas elevadas (por eso no se debe comer carne o jamón crudo) y también la congelación lo mata.
En cuanto al perfil calórico, es el propio de una dieta equilibrada: el 50-55% procede de los hidratos de carbono ( pan, pasta, cereales, patatas…); el 30-35% proviene de grasas (sobre todo del aceite de oliva) y el 10-15% de las proteínas (pescado, carnes, huevos…).

Los alimentos aconsejados y su frecuencia de consumo son:
◾Cereales y derivados: 4-6 raciones/día
◾Frutas: 3 o más raciones/día
◾Verduras y hortalizas: 3 o más raciones/día
◾Aceite de oliva: 3-4 raciones/día
◾Leche y derivados: 4 raciones/día
◾Pescado blanco o azul, carnes magras (pollo, pavo, ternera), huevos, legumbres, frutos secos: 2 raciones/día
◾Carnes, rojas, embutidos, precocinados, helados, dulces, bollería, caramelos…: consumo ocasional.
Recomiendan repartir la ingesta en seis tomas al día. El 20 por ciento en el desayuno (lácteos, cereales y frutas) para empezar el día con energía y evitar el ayuno que provoque cuerpos cetónicos especialmente perjudiciales para el bebé; un 30 por ciento en la comida y un 25 en la cena (verduras y hortalizas, cereales, proteínas, fruta o lácteos), a media mañana y a media tarde un 10 por ciento respectivamente (lácteos y frutas o cereales o frutos secos) y antes de ir a la cama tomar el equivalente a un 5% (lácteos desnatados o fruta).
Además, no hay que abusar de la sal ni de los picantes, no consumir alcohol y tomar en torno a 2 litros de agua diarios, sin olvidar hacer ejercicio físico moderado y regular, como paseos diarios de una hora.

Nauseas, vómitos…problemas del embarazo
 Las nauseas y los vómitos son un trastorno común durante los primeros meses de gestación y suelen desaparecer a la décimosexta semana. Son más frecuentes por las mañanas, en ayunas, y si son persistentes pueden provocar deshidratación y alteraciones metabólicas.
Su génesis es desconocida pero se relaciona con la presencia en sangre materna de gonadotropina coriónica (hormona producida por el embrión) y estrógenos (la hormona femenina), aunque también influyen los factores emocionales.

Estas son algunas medidas que ayudan a aliviar las náuseas y vómitos:
1. No tomar alimentos fuertes ya que el olor provoca náuseas
2. Fraccionar la dieta en 5 tomas al día: facilita la digestión y evita intensas pérdidas de energía y nutrientes
3. Los alimentos no grasientos y ricos en hidratos de carbono son fácilmente digeridos y tolerados
4. Es conveniente beber líquidos sobre todo entre comidas. Especialmente adecuados los zumos y batidos
5. Tomar abundante fruta y verdura
6. Alimentos de poco volumen y elevada densidad de nutrientes como frutos secos o barritas de cereales son una opción
7. Recurrir, si el médico así lo considera, a suplementos de vitaminas y minerales

La molesta esofagitis
El ardor o esofagitis producida por la regurgitación del contenido gástrico hacia el esófago es muy habitual, sobre todo en el embarazo avanzado y como consecuencia de los cambios hormonales.

Para evitar esta molestia es beneficioso comer 5 veces al día y una cantidad moderada; suprimir, en caso de consumirlo, el alcohol, el café, las grasas y el chocolate; elevar la cabecera de la cama; acostarse 2 o 3 horas después de cenar y tomar, previa consulta médica, antiácidos o protectores estomacales.
 By Sabochi Moda Premamá El Ejido

miércoles, 12 de noviembre de 2014

50 razones para sentirte feliz de estar embarazada

La perspectiva de ser mamá seguro que te llena de alegría, pero estar embarazada no siempre es fácil. Quizás las náuseas te tienen amargada o puede que se te retrase el parto 10 días y ya no aguantes más. Para recordarte que el embarazo también puede ser divertido, hemos reunido algunas de las cositas que lo convierten en un periodo mágico. 

Lo que te hará sonreír:
 
1
 Ver la cara que pone tu esposo cuando le muestras la rayita del resultado positivo en la prueba de embarazo. 
2
 Disfrutar de las primeras semanas, cuando el embarazo es un precioso secreto entre tu pareja y tú. 
3
 Saber que tienes nueve meses enteros para planear, soñar y fantasear. 
4 Escoger ropa de maternidad. Hoy en día es bonita, práctica, ¡e incluso sexy! 
5
 Tener la excusa perfecta para consentirte: darte largos baños perfumados, disfrutar un masaje especial para embarazadas y ponerte cremas hidratantes en la barrigota. 
6
 Entender y apreciar a tu mamá como nunca antes. 
7
 Poder suscribirte a paginas de embarazadas  y hablar con otras futuras mamás. 
8
 Fijarte el objetivo de aumentar de peso, por una vez en la vida. 
9
 No sentirte culpable de dormir hasta tarde los fines de semana, si es tu primer bebé. Al fin y al cabo te lo mereces... porque luego no podrás hacerlo por muchos años. 
10
 Ver cómo crecen tus pechos y los vestidos escotados te sientan de maravilla. 
11
 Y, claro está, comprarte un par de preciosos  conjuntos para lucir el escote con estilo. 
12
 Hacer nuevas amistades, porque las mujeres embarazadas siempre tienen algo que compartir. 
13
 Lucir un cabello más brillante y sedoso que nunca. 
14
 Observar cómo de repente tus familiares y amigos te miran con más ternura, ¡y ni se diga tu pareja! 
15
 Encontrar personas que te ofrecen su asiento en el metro y el autobús. 
16
 Ver cómo se les ilumina el rostro a tu mamá, papá, hermanos y amigos cuando les das la buena noticia. 
17
 Aprender cosas nuevas, desde tejer un minúsculo jersey  hasta cómo compartir fotos por ordenador, para que el mundo entero pueda conocer a tu recién nacido. 
18
 Sentir que tu sensibilidad es más aguda que nunca, que tus lágrimas brotan con más frecuencia y que tu capacidad de amar crece cada día. 
19
 Decorar la habitación  de tu bebé o un rinconcito de tu propio dormitorio. 
20
 Sentir las primeras pataditas y pasarte una hora echada con la mano en el vientre para ver si las vuelves a notar. 
21
 Mandar a tu esposo a buscar tu antojo a las 10 de la noche sin sentirte culpable en absoluto. 
22
 Admirar los vestiditos de tu primera infancia o la medallita del bautismo de tu esposo, que tus papás o tus suegros te entregan emocionados para que las use su nietecit@. 
23
 Salir a pasear con tu pareja para respirar aire fresco, porque es bueno para ti y para el bebé. 
24
 Disfrutar de los vívidos sueños que suelen tenerse durante el embarazo y reírte de ellos con la amigas. 
25
 Escoger ropita, zapatitos tan pequeños que parece imposible que le vayan a caber, toallas con capucha en forma de patito y todas las demás preciosidades que usan los recién nacidos. 
26
 Escribir un diario sobre tu embarazo para que tu hijo lo lea cuando sea mayor. 
27
 Posar para que te tomen fotos de la pancita y asombrarte, al cabo de unos años, de lo que llegó a crecer. 
28
 Saber que hay mucha gente dispuesta a ayudarte: doctores, enfermeras, consejeras de lactancia... 
29
 Estar echada en la cama, en brazos de tu pareja, sabiendo que el amor que se tienen ha creado una nueva vida. 
30
 Disfrutar cada segundo de las salidas nocturnas, las escapadas improvisadas de fin de semana, y de cualquier otra cosa que no van a poder hacer tan fácilmente una vez tengan al bebé. 
31
 Saber que a partir de ahora, pase lo que pase, nunca estarás sola. 
32
 Preparar una linda caja para la colección de recuerdos que vas a guardar para tu hijo: las primeras fotos de las ecografías, el brazalete que le pondrán al nacer, un mechón de su cabello... 
33
 Pasar horas con tu esposo pensando en qué nombre le pondrán.
34
 Imaginarte a quién se parecerá. ¿Tendrá tus hoyuelos y las largas pestañas de tu esposo? 
35
 Soñar con "mi hij@, la astronauta,  el doctor". 
36
 ¡Mirar tu vientre en el espejo y darte cuenta de que hay una personita allá adentro! 
37
 Ver la primera imagen de tu bebé en una ecografía, pedir una copia de la foto y llevarla en la cartera para poderla mirar cien veces cada día. 
38
 Poner la mano de tu esposo sobre tu vientre y ver su expresión cuando siente moverse al bebé por primera vez. 
39
 Comprar, por fin, un muñequito de peluche para tu propio bebé, y no para el de otra mamá. 
40
 Avisar a tu esposo de que ya han empezado las contracciones del parto. 
41
 Probar todos los ejercicios que aprendiste en las clases de preparación para el parto y darte cuenta de que de verdad funcionan. 
42
 Recibir el apoyo de tu pareja, tu mamá, o tu amiga íntima, que te están acompañando durante el parto, y saber que puedes fiarte de ellos ciento por ciento. 
43
 Darte cuenta, a medida que las contracciones se hacen más dolorosas, que puedes gritar todo lo que quieras y nadie se va a escandalizar. 
44
 Decidir si vas a usar medicamentos para aliviar el dolor y saber que te los darán en la etapa del parto más apropiada. 
45
 Sentir la inmensa emoción de ver a tu bebé por primera vez y contarle los deditos. 
46
 Mirar a tu recién nacido a los ojos por primera vez. 
47
 Ver la emoción de tu esposo cuando su bebito le agarra un dedo por primera vez. 
48
 Abrir una botella de champagne para celebrar el nacimiento, sea la hora que sea. 
49
 Llamar a todos tus seres queridos para anunciarles la buena nueva. 
50
 Despertarte, ver a tu hijito junto a ti y decirte: ¡Pero si es verdad! ¡Ya soy mamá!

Por fin soy mamá y lo voy hacer lo mejor posible



By Sabochi Moda Premama Santander

¿Porque Sabochi?

-Porque es la tienda con mas exito en Málaga en su especialidad.
-Los numeros de clientas se han multiplicado mes a mes.
-Dia a dia nuestras clientas manifiestan la confianza que tienen en nuestras prendas y en nuestro asesoramiento.
-Adémas Sabochi ha hecho posible alcanzar clientas en cualquier provincia en toda España.